Deportes

El Muñeco Gallardo y sus ocho años de gloria en River

El paso del entrenador más exitoso de la historia del club de Núñez.

Por Mateo Gonzalez

Marcelo «El Muñeco» Gallardo su carrera como futbolista en River Plate, y de ahí pasó al fútbol francés, donde se destacó principalmente en el Mónaco, luego de su retiro como jugador se dedicó a dirigir. Fue un 6 de junio de 2014 que volvió como director técnico al club de sus amores, desde entonces ordenó al equipo y logró un equilibrio que le dio al club muchas alegrías y satisfacciones. Luego de que anunciará su retiro, para finales de diciembre, a los hinchas no les queda más que expresar agradecimiento por estos años de gloria.

Su llegada a River como entrenador

Luego de que Ramón Diaz no renovara su contrato como entrenador, Gallardo, quien recién hacía dos años había comenzado su carrera como DT, tomó la posta y se calzó el buzo el 6 de junio de 2014. A partir de ese momento comenzó una nueva era para el club, “La era Gallardo”, la cual se destacó por regalarle al club 14 títulos, 7 nacionales y 7 internacionales.

En ese momento, River venía recuperándose del descenso -sentenciado el 26 de junio de 2011- y de ganarse luego el ascenso de la mano de Matías Almeida, con quien realizó una muy buena campaña que le permtió coronarse en el torneo Nacional y regresar como campeón del ascenso a Primera, el 23 de junio de 2013. El Muñeco no le tuvo miedo y aceptó el desafío de devolverle el prestigio al club que lo vio brillar como jugador.

A la altura de las circunstacias

Iniciada su labor Marcelo demostró estar a la altura de las circunstancias, ya en su primera temporada se consagró campeón invicto de la Copa Sudamericana, rompiendo así la mala racha de 17 años de no obtener un título a nivel internacional. Gallardo siguió sumando títulos y logró consagrarse como uno de los técnicos más prestigiosos del mundo.

Dirigió un total de 422 partidos, en los que obtuvo 227 victorias, 111 empates y 84 derrotas. Con esos números, llevó a River a la cima más de una vez. Siempre logró explotar al máximo las capacidades del equipo, muchos jugadores pasaron por el y a pesar de los cambios y desarmes siempre lo mantuvo a flote.

Estudiando minuciosamente a cada oponente, Gallardo se volvió un obsesivo del juego, mostrando siempre un gran compromiso con su labor. Así logró consagrarse como entre los técnicos más exitosos del club. Es por eso que luego de que se diera a conocer su decisión de no continuar como DT de River, una enorme tristeza recorrió los corazones de los hinchas millonarios.

Pese a esto jugadores e hinchas despidieron al Muñeco con una gran fiesta, muestra del agradecimiento por tantas alegrías.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s